Ayúdanos a crecer y convertirnos en mejor web!

¡Eh! Que la vida merece la pena

En este caso quiero ser directo, puede que en otros mensajes de este blog halláis podido ver como intentaba motivar en diferentes aspectos con técnicas y palabras melosas. Pero en este caso no quiero ir por esa rama.

La vida merece la pena. Quiero ser directo porque muchas personas simplemente necesitan que otras se lo digan de golpe, que les hagan ver que es verdad, ese ha sido un caso que he podido vivir en mis carnes el otro día.

Un muy cercano amigo mio llevaba una muy mala racha y era de esos que seguro que muchos de los que leen este blog son, personas reservadas. Esas personas que aun que tengan problemas prefieren guardárselo dentro… pero finalmente acaban estallando en algún momento.

Aquel amigo mio estalló, dejando claro todos los problemas que había tenido desconocidos hasta el momento, problemas que yo y todos desconocíamos pero que eran tan radicales que cuando dijo “Pienso que no merece la pena vivir así” llegue incluso a dudarlo por un segundo y preguntarme si seria verdad eso de que en ocasiones la vida es demasiado cruel.

Era la primera vez que en mi vida me ocurría algo así, una situación incomoda en la que no sabia como llegar a afrontarla… por lo que simplemente le dije las palabras con las que he nombrado a esta entrada: “¡Eh! Que la vida merece la pena”. Eso fue todo lo que le dije, aun que me preguntó porque, que se lo demostrara no dije nada mas, simplemente le dije eso quedando callado.

Aquel amigo mio empezó a pensar el porque y el solo cambió su cara. No le fue difícil centrarse en esas cosas buenas que entre tantas malas podía encontrar. Los amigos, la familia, la música  las aficiones, el amor, cualquier cosa que le ayudara a seguir adelante. Hasta ahora mismo no se que fue lo que le hizo cambiar su cara pero de nuevo volvió a mirar la vida bien.

Es por esto que en esta entrada quiero deciros a todos que la vida merece la pena, y que podemos pensar que no es así en mil ocasiones, pero tenemos que ser realistas… y seguro que los momentos buenos valen por encima de los malos. Una tarde con los amigos, un día con la persona amada, o simplemente el conseguir aquellas cosas que por tanto te esfuerzas y nos cuestan.

Da igual el que, pero lo que hay que tener claro es eso: La vida merece la pena.

  • Lji

    Verás una cosa -y conste que soy psicóloga: El problema de la psicología cognitiva es que pretende que el ser Humano -con mayúsculas, siga siendo sociable, tendente hacia el mundo y capaz de vincularse sinceramente, después de afirmar que, a la postre, todo depende de SU interpretación de los actos del otro, de SUS creencias y de SU parecer. Cuando, en extremo un vez que comprendemos esto, lo que sobreviene el un vacío constructivista, nihilismo y soledad por saber que, el amor del otro -más aún- el otro, NO EXISTE. La psicología ha acumulado una cantidad ingente de gilipolleces pseudofilosóficas y pseudocientíficas. Sus contradicciones son ya de tal magnitud de no cabe una más.

    • BVT

      Me gustaron tus comentarios. Ojalá podamos estar en contacto. Espero leas esto y me dejes un email para contactarte. Saludos.

  • Lji

    El el único modo en que hemos conseguido superar la degeneración moral y sentimental del ser Humano en las últimas décadas. A falta de valores y de compromisos plenos, sumidos en los valores que Nietzsche llama De La Decadencia, sólo nos queda inventar que el mundo nade es, que uno es quien lo imagina. Qué clase de vinculación podémos establecer después con un entorno inexistente, con un mundo que no es, más allá del solipsismo.
    Cuánta basura hay que leer!

  • Lji

    No es que no merezca la pena vivir. Se soporta por miedo a lo desconocido.
    Lo que no merece la pena es nacer. Una vez que alguien decide traerte, en su infinito egoísmo, no te queda más remedio que aferrarte a cualquier idea que justifique, siquiera precariamente, continuar sin sentido.
    Los buenos momentos no son el sentido sino el consuelo.
    El solipsismo cognitivista supone que todo es por nuestra culpa y viene a negar -casi del modo en que operaría una neurosis obsesiva, que si controlamos nuestras ideas plenamente, evitaremos que El Hacedor del Universo -sito en nuestras cabezas, nos ofrecerá un panorama benigno y estupefaciente.
    Y el problema està en que, esta concepción obsesiva y narcisista del mundo hace imposible la salida hacia el otro.
    Un otro que no existe, según la psicología barata, más allá de nuestra controlable imaginación.
    Una vida entre comillada no puede soportarse.
    Pero en fin… Usted sigan esparciendo relativismos.

Por - Categoria Historias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR